GENOCIDIO EN EL AMAZONAS

Mineros de oro “masacran” a indígenas amazónicos no contactados

El Ministerio Público Federal del estado Amazonas en Brasil está investigando una denuncia sobre la masacre de “más de diez” integrantes de un pueblo indígena no contactado a manos de mineros de oro ilegales en un remoto río amazónico. De confirmarse, ello significaría que una quinta parte de la tribu habría sido exterminada. Más

2017091217031525849¿Posibles pruebas de un ataque? Estas casas comunales de indígenas aislados quemadas, halladas en diciembre de 2016, podrían deberse a otra matanza en la Frontera amazónica de los no contactados. © FUNAI

2017091217031572220

 

 

 

 

 

Imagen aérea obtenida en 2010 de indígenas aislados en la Amazonia brasileña. © G.Miranda/FUNAI/Survival

 

 

La tribu más amenazada de la Tierra

images awasLos Awás (Guajá) son un pueblo originario que viven el estado de Maranhão, nordeste de Brasil.

Se aislaron huyendo de las masacres y asaltos de los colonos. Los primeros grupos que contactaron sufrieron una reducción de la población, especialmente por el contagio de enfermedades.

Actualmente son 350 personas que habitan en las tierras indígenas de Alto Turiaçu, se conocen tres comunidades aisladas denominadas Awá, Guajá y Juriti.

Awás en su idioma significa gente. Hablan una lengua de la familia tupí-guaraní

Los Awás son un pueblo que vive en la parte atlántica de la selva tropical de Brasil. Originariamente eran un pueblo sedentario pero adoptaron el estilo de vida nómada a principios del siglo XIX para escapar a las incursiones de los europeos.

Durante el siglo XX aumentaron los ataques de los colonos a los Awás que talaron la mayoría de las zonas boscosas de las tierra que ocupaban.

A partir de mediados de los años 80 los Awás se trasladaron a asentamientos establecidos por el Gobierno, aún así han intentado mantener la forma de vida, adoptada a principios del siglo XIX: viviendo de la selva, en grupos nómadas de unas docenas de personas y con poco o ningún contacto con el mundo exterior.

Pero ellos y sus tierras han seguido sufriendo continuas invasiones y una serie de masacres que han reducido a los Awás a unos 300 personas, de los que sólo unos 60 viven todavía en el bosque según su forma de vida tradicional.

Información obtenida del Blog: «Una antropóloga en la Luna. unaantropologaenlaluna.blogspot.com.es »

https://www.youtube.com/watch?v=MeBqHktdRr8

 

 

Pueblos originarios

El Chaco Americano es uno de los mayores ecosistemas de Latinoamérica. Es un territorio compartido por Bolivia, Paraguay, Argentina y Brasil.

Según datos de la organización Guyra Paraguay, el Chaco paraguayo pierde un promedio de 1.000 hectáreas de masa forestal al día. Una perdida de 365.000 hectáreas de monte virgen que cada año desaparecen de la tierra (7% del territorio español), con todo lo que ello implica en materia de biodiversidad.

La última actuación del la administración paraguaya, a través de la Secretaría de Medio Ambiente de Paraguay (SEAM) ha sido conceder licencia a un grupo de ganaderos para el desmonte del territorio ancestral de los últimos Ayoreos no contactados (más) y que a su vez es reserva de la biosfera de la UNESCO

La Secretaría del Ambiente de Paraguay (SEAM) ha violado la legislación nacional e internacional al dar una licencia de deforestación a la compañía ganadera Yaguareté Porá S.A. (información: Survival, movimiento por los pueblos indigenas)

Al igual que el pueblo Aché (más), otro pueblo originarios paraguayo, un número elevado de ayoreos fueron sacados del bosque a la fuerza, lo que conllevo, además de la alta mortalidad como consecuencia de nuevas enfermedades (tuberculosis…) la desaparición de la identidad cultura-territorio y la perdida, una vez más, de la biodiversidad que representan las otras culturas.

El comunicado e la organización OPIT recoge una llamada para no seguir cerrando la puerta a los otros propietarios de la casa.

Comunicado de la organización ayoreo OPIT, diciembre de 2013
Aunque las leyes nos favorecen a nosotros, a los que no tenemos dinero, las
autoridades atienden solo a los que tienen dinero. Todos los años, cada vez,
hicimos denuncias ante la Secretaría del Ambiente, informando sobre la
deforestación en nuestras tierras, informando que nuestros parientes están en
los bosques, y que no queremos que se dé licencia ambiental para deforestar, y
no nos escuchan.
Nuestros parientes que salieron del monte en el año 2004 lo hicieron porque
estaban muy presionados por los ganaderos, porque no tenían tranquilidad.
Nuestros bosques en la zona de Yaguareté Porá son muy buenos, pero si
comienza otra vez la deforestación, si se comienza a hacer gran ruido, nuestra
gente se va a esconder en lugares donde no hay muchos alimentos y va a sufrir,
no va a saber donde ir. La situación es muy preocupante para ellos y para
nosotros.
Antiguamente, cuando todavía vivíamos solamente en el monte, estábamos
tranquilos. No teníamos la presión de los ganaderos. Hoy, con el cambio de
alimentos, los adultos ya no pueden vivir largo tiempo. Antes vivían hasta muy
viejos. Estamos protegiendo nuestros bosques que nos dan alimentos. Así no
necesitamos del mercado de los blancos para sobrevivir. Queremos seguir
usando el monte y que no se moleste a nuestros hermanos de los bosques.
No queremos más topadoras en nuestras tierras. Queremos que la gente que se
llama “civilizada” nos deje vivir tranquilos.