¿Por qué rescatarlos?

Es conveniente mirar y ver más allá de la inmediatez, es necesario, a veces, mirar debajo de la cama y detrás de la pizarra para ver que se oculta. La reflexión de Iñaki Gabilondo da un toque de atención para que no se olvide, que además de las cifras macroeconómicas, existe una vida cotidiana en la que día a día desaparecen más derechos sociales, donde el cambio climático, la pobreza y la marginación está cayendo en la bolsa de olvido.

Es conveniente que inteligencia individua y colectiva reflexione sobre: ¿donde estaban los bancos cuando necesitábamos de ellos? y como quieren que estemos absolutamente, en vida y pensamiento, a su disposición cuando nos necesitan. Iñaki Gabilondo

El Rey, Repsol y unos elefantes.

Quizás a algunos ciudadanos españoles les dé un poco igual que una institución del Estado, como es el Rey, se dedique a la caza de elefantes o a cualquier actividad que demuestre que está por encima de los mortales.

Quizás les dé igual que los que menos tienen tengan aún menos (pensionistas o parados), que los que más tienen sean defendidos con el dinero de todos (bancos) o que en el supuesto de que alguien se meta con ellos, se tomen medidas contundentes contra el agresor (Repsol).

Quizás les den tantas cosas igual, que queden vacunados definitivamente ante la injusticia, la corrupción, la falta de dignidad, la carencia de ética y la vida.

Quizás les den tantas cosas igual, que cuando queramos darnos cuenta nos hemos convertido todos en siervos de nuestras transigencias y apatías.

Y llegados ahí, todos seremos esclavos de un estado y unas instituciones que solo querrán saber de nosotros para que aceptemos y reverenciemos el poder emanado de dios, de las dinastías económicas, políticas y religiosas.

Entonces todos seremos esclavo de nuestro “que podemos hacer”.

jrivillo.