EMIGRANTES Y CRISIS

Los gobiernos europeos desde hace varios años, «años de crisis», están acometiendo un proceso de cambio para transformar, a exigencias de los «Mercados», los logros conseguidos a lo largo de los últimos cuarenta años por sus ciudadanos.

www.libremercado.com/

www.libremercado.com/

Para ello cada vez van necesitando más coartadas que justifiquen las acciones que ejercen sobre sus poblaciones.

Para que el mecanismo funcione hay que buscar elementos precisos que ataquen eficazmente la línea de flotación de sus sistemas sociales, económicos, culturales y comunicacionales.
Todo ello con la finalidad de crear un estado de opinión que facilite el encanallamiento colectivo ante un «culpable», en definitiva buscar un responsable ajeno a lo

s «Mercados». Un catalizador que asuma las tensiones sociales.
La llegada de extranjeros y sus connotaciones xenófobas, es una justificación adecuada para buscar responsables en la modificación de las condiciones de vida de los «nacionales». La aceptación colectiva de que la pérdida de derechos sociales es debida, por una parte a las situaciones provocadas por la crisis y por otra al abuso de  la extensión global de las ventajas sociales, de las que se han «aprovechado» los no «nacionales», son argumentos aceptados sin demasiada contestación por parte de las clases medias europeas.

 

Refugiados del Clima y las Ciudades Frontera

imagesCiudades Frontera: son los espacios geográficos, sociales, económicos, políticos, culturales y comunicacionales; permeables a las entradas de personas que provienen, entre otros motivos de regiones deterioradas ambientalmente, e impermeables a su salida.

Son receptoras de migraciones nacionales e internacionales (Refugiados del Clima) con origen en regiones deprimidas. Entendiendo como tales la vinculación de lo deprimido –desde una perspectiva dialéctica y holística de lo económico, político, social, cultural y natural– con las regiones de los países de la periferia.

El rápido crecimiento demográfico de las Ciudades Frontera, en especial con poblaciones jovenes, las impiden dar una respuesta adecuada a las necesidades de recursos alimenticios, sanitarios, educativos, etc. Asimismo, sus carencias previas en infraestructuras y servicios, aumentan, si es posible, las dificultades de sobrevivir en ellas.

Al ser lugares de paso en el que los inmigrantes se van a establecer de forma temporal, esperando la salida hacia los países del centro, así como un cruce de culturas e ideologías, están sometidas a un permanente control policial, tanto por parte de las policías internas como de las extranjeras. Por ello son consideradas y utilizadas, por los gobiernos nacionales o internacionales, como zonas de retención.

La dependencia de la cooperación internacional (de las agencias gubernamentales de los países del norte) es instrumentalizada, en cierta medida, como una forma de mantener el «status quo». Y de esta manera evitar la desaparición de las vallas, tanto espaciales como virtuales, que separan a los países del centro con los de la periferia.

Sus territorios tienen un alto niveles de degradación ambiental, pero sus necesidades de agua, alimentos o energías baratas, las convierten rápidamente en emisoras de contaminantes. Emisiones que van inciden directamente en el Cambio Climático de las regiones sumidero. Entre ellas, posiblemente, de donde provienen los Refugiados del Clima; aumentando, de este modo la precariedad de las regiones de origen y provocando más flujos migratorios hacia las Ciudades Frontera.

En definitiva, éstas son espacios donde se van a producir una serie de conflictos y cambios sociales, culturales, económicos, geográficos y ambientales; que las van afectar directamente a ellas y a las regiones pobres de la periferia, pero también de forma indirecta, en principio, a los países emergentes y del centro.

Jesús Rivillo

foto

Refugiados del clima

images Refugiados del Clima: Las migraciones a menudo son la estrategia de supervivencia empleada por las poblaciones que ven amenazada su seguridad.

El Cambio Climático va a tener una mayor incidencia en los desastres naturales, lo que conllevará: la desertizaciones, conflictos por el agua, una escasez mayor de alimentos, problemas de salud, aumento de los conflictos bélicos por el control de los recursos, etc. En definitiva mayor pobreza y crisis sociales y ambientales.

Aunque es difícil predecir cuándo y las consecuencias exactas de estos fenómenos, es evidente que se están     creando las condiciones para que un número importante de personas se conviertan en Refugiados del Clima.

Ya en 1976 Lester Brow advirtió de la aparición de los «Refugiados Medioambientales»

«…El Cambio Climático aumenta la vulnerabilidad de comunidades enteras, que se ven obligadas a abandonar sus hogares y son empujadas hacia zonas en conflicto o hacia el exilio…» (Centro de Información de la Naciones Unidas (CINU). Son las conclusiones que presento António Guterres (Alto Comisario de las Naciones Unidas para los Refugiados), en el marco de la Conferencia Río+20.

Por su parte ACNUR hizo un llamamiento, en el mismo foro «…a la existencia de refugiados que son desplazados forzosos por los cambios extremos del clima…» (Inter Press Sevis)

Así mismo; La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) no considera al Refugiado del Clima, pero la definición que plantea de migrantes ambientales dice así: «Los migrantes por motivos ambientales son personas o grupos de personas que, por razones de cambios repentinos o progresivos del medio ambiente, que afectan adversamente su vida o sus condiciones de vida, se ven obligados a abandonar sus lugares de residencia habituales o deciden hacerlo ya sea con carácter temporal o permanente, y que se trasladan a otro lugar de su propio país o al extranjero.»

Se utiliza el término «medio ambiente» aunque todas su referencias pueden ser sustituidas, sin necesidad de forzar la redacción, por Cambio Climático.

De todos modos la OIM plantea que esta definición es una forma de recoger la complejidad del tema.

La falta de consenso en la referencia a su consideración, por los organismos internacionales, hace que sigan en un vacío legal y asistencial. Pero la existencia de personas que son expulsadas de sus lugares de origen como consecuencia de las modificaciones que se están produciendo en la regularidad climática, que hizo posible su asentamiento, les convierten en otros refugiados, que antes o después se les tendrá que dar el mismo tratamiento personal y jurídico que al resto de los refugiados.

Aunque los estados de acogida y organizaciones internacionales no les consideren, por no reunir las condiciones para entrar en las categorías que señala el Convenio de Ginebra de 1951 y el protocolo de Nueva York de 1967, los Refugiados del Clima son una realidad social, económica y medioambiental que antes o después puede afectar a un numero importante de la población mundial.

Jesús Rivillo 

diseño dibujo

Refugiados y derechos humanos: El muro de Melilla

Descubran cuáles de estas cuatro imágenes son del: “Muro de la Vergüenza”. Las cuatro son de Europa… De la Europa Premio Nobel de la Paz 2012
1.- MELILLA (ESPAÑA-EUROPA)        2.-BERLIN(ALEMANIA-EUROPA)

                        
3.- BERLIN(ALEMANIA-EUROPA)             4.-MELILLA (ESPAÑA-EUROPA)

                  

1-4: efe   2-3: Globovisión.com

Extranjeros irregulares y el olvido

Corría finales del siglo pasado cuando un País rico y poderoso trajo esclavos, con la falsa promesa de que si se portaban bien y trabajaban mucho, serían libres y conseguirán una vida mejor, tanto para ello como para sus hijos.

Estos ante la necesidad y la amargura que sufrían, se creyeron las historias de salvación que se les prometió y con las maletas llenas de ilusiones se fueron a buscar una vida mejor.

—Como no iban a creer en ello, cuando los que les llamaban habían sido esclavos liberados, como no iban a creer si los esclavos de ese País habían sufrido en sus carnes la amargura, soledad y la desesperación de estar fuera de casa.

Ellos, años antes, fueron también a buscan una vida mejor en países gigantes y ricos; aunque también hay que decir que en algunos casos, fueron acogidos por los mismos países de los que estos esclavos venían. Pero esto es otra historia.

Lo que los esclavos ignoraban es que el País en cuestión, era un gigante con pies de barro y con una memoria de pez.

—¿Como iban a pensar que ese País y sus gentes no cumplirían lo ofrecido? ¿como se iban a olvidarse de ellos? No podían ser tan crueles.

Pero así fue, poco duro lo prometido, todo era una ilusión, todo terminó rápidamente cuando no se les necesitó; les habían engañado.

Se les estaba devolviendo sin nada, a ellos y a sus hijos, de donde salieron con la nada.

Se habían portado bien, habían trabajado duro; pero los encargados del País (algunos de aquellos antiguos esclavos liberados y sus hijos), no consideraron suficiente el esfuerzo, se olvidaron rápidamente de lo que habían aportado y de su trabajo.

Con la excusa de que era un préstamo, les quitaron lo poco que habían conseguido: cuidados de su salud, educación para sus hijos, mejoras en sus condiciones de trabajo y una vivienda algo más digna.

Nuevamente, si querían seguir viviendo en el País, se les obligó a trabajo en las minas más oscuras, se les confiscaron las viviendas y, si no aceptaban las nuevas condiciones, se les expulsaba con una bolsa llena de penuria y desencantos. Habían perdido hasta las maletas.

Pero a ese País y a sus gentes, que habían olvidado que lo mismo les ocurrió a muchos de ellos en tiempos anteriores, les sería devuelto con creces la ingratitud.

Ahora ellos serían los esclavos y ahora tendrían la necesidad de buscar su libertad.

Su vergüenza y desolación les sumergió en la mayor de la tristeza. El arrepentimiento ya no resolvía nada; volvían ser esclavos, no sabían que podía ser de sus vidas. Era empezar de nuevo en países lejanos con gentes lejanas y, en algunos casos, en países y con gentes con las que fueron deshonesto.

—Harían con ellos lo mismo que ellos habían hecho. El temor y el miedo oscureció sus sonrisas.

Ni que decir tiene que ese país es España; sus ciudadanos, aquellos que salieron a trabajar en los años 60 y 70 del siglo pasado, buscando el pan y la sal, en países latinoamericanos y europeos; los que volvierón y los desmemoriados de su hijos.

Y los otros, a los que se les niega la sanidad, la educación y la vivienda son los inmigrantes irregulares, aquellos que sirvieron como mano de obra barata y ya se les necesita menos. Aquellos que viven esperando la expulsión.

Dijo el filosofo George Santayana: «Aquellos que no recuerdan el pasado, están condenados a repetirlo». Desgraciadamente tenemos una memoria frágil que nos hace volver a tropezar en nuestros errores. Lo tremendo de ello es que por el camino caen muchas vidas e ilusiones .

J. Rivillo

Mujeres migrantes: “no nos hagan sufrir más”

“No nos hagan sufrir”, piden mujeres migrantes a delincuentes. Las emigrantes hondureñas en su recorrido por México, para encontrar una oportunidad en el mismo México o en Estados Unidos, llevan como compañeros de viaje: la violencia, el desprecio y el terror. Chis Arriaga en el informativo NSS Oaxaca (México) proporciona un documento que muestra una realidad invisible para el resto de los medios de comunicación. Para aquellos medios donde los pobres son una mera anécdota dentro de los grandes problemas financieros que sufren los que muchos tienen por no lograr tener más. Las mujeres hondureñas, como tantas otras, son las desposeídas de la tierra, en ellas se juntas lo peor que le puede suceder a un ser humano: haber nacido mujer y pobre en un territorio marginal. Leer más

Migraciones internas en América Latina

Chile y Uruguay se convierten en los nuevos polos de migración de los paraguayos a raíz de la crisis que sacude a España y otros países europeos. Esto se desprende del aumento que constató el Banco Central del Paraguay en cuanto a las remesas enviadas por los paraguayos desde esos dos países. De acuerdo con el informe, las remesas provenientes de Chile tuvieron un aumento del 18% hasta octubre del año pasado en comparación al 2010. Esto representaría un incremento de 2,8 millones a 3,1 millones de dólares. (Leer más)