Pobreza y desigualdad en Europa

El aumento de la desigualdad y la pobreza es uno de los resultados más sobresaliente que han conseguido las estrategias de la Unión Europea con sus contundentes respuestas, políticas y económicas, a la recesión que surgió hace aproximadamente seis años.

Los resultados facilitados por EUROSTAT (Oficina Estadística de la Unión Europea) demuestran, de modo concluyente, que la pobreza en Europa ha subido a máximos impensables: el 16,4 % de la población de la Unión Europea images(de los 27) se encuentra en situación de riesgo de pobreza. Este porcentaje sube considerablemente en seis países, concretamente: Letonia (21,3 %), Rumania (21,1 %), Bulgaria (20,7 %), España (20,7 %), Lituania (20,2 %) y Grecia (20,1 %). Lo que supone que más de una quinta parte de la población europea se considera en riesgo de pobreza.

En lo concerniente a las diferencias entre grupos sociales, EUROSTAT informa que el 20% de los europeos más ricos gana cinco veces más que el 20% de los más pobres. En Grecia y España la diferencia es de hasta siete veces.

Por último destacar, con bastante acritud, y continuando con los datos facilitados por EUROSTAT, que los ciudadanos y ciudadanas europeos eran en el año 2013 más desiguales que en 1970.

Estos son algunos datos que se deben tener en cuenta al hacer las memorias del programa “Europa con los ciudadanos”, para el período 2007-2013, con el que se ha perseguido contribuir a la promoción de una ciudadanía europea activa.

 

Cambio climático: mayor acumulación de gases

La Organización Meteorológica Mundial(OMM) alerta del incremento de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, principales gases causantes del calentamiento global. En su boletín nº8 de 19 de noviembre de 2012, revela que la cantidad de partículas causantes del calentamiento global, alcanzó un nuevo recor histórico en el año 2011.

Los niveles de dióxido de carbono, llegaron a 390,9 partes por millón el año pasado, lo que supone dos partes por millón más que en 2010. Más

¿Por qué rescatarlos?

Es conveniente mirar y ver más allá de la inmediatez, es necesario, a veces, mirar debajo de la cama y detrás de la pizarra para ver que se oculta. La reflexión de Iñaki Gabilondo da un toque de atención para que no se olvide, que además de las cifras macroeconómicas, existe una vida cotidiana en la que día a día desaparecen más derechos sociales, donde el cambio climático, la pobreza y la marginación está cayendo en la bolsa de olvido.

Es conveniente que inteligencia individua y colectiva reflexione sobre: ¿donde estaban los bancos cuando necesitábamos de ellos? y como quieren que estemos absolutamente, en vida y pensamiento, a su disposición cuando nos necesitan. Iñaki Gabilondo

EL LADRILLO

La especulación inmobiliaria y la avaricia financiera son unas de las responsables de la desaparición de derechos sociales y vitales de España y de otros muchos países del mundo. Desgraciadamente se les sigue dejando campar a sus anchas, Tarifa (Cádiz- España) va a ser un fiel ejemplo de ello.

Es hora de poner veto a tanto corrupto que a lo único que se dedican es a ganar dinero a costa de la destrucción de los derechos social, económico y ecológico del resto de la ciudadanía. Es hora, de con nombres y apellidos, que lo tienen, cocinarlos para que se coman ellos mismos.

El Rey, Repsol y unos elefantes.

Quizás a algunos ciudadanos españoles les dé un poco igual que una institución del Estado, como es el Rey, se dedique a la caza de elefantes o a cualquier actividad que demuestre que está por encima de los mortales.

Quizás les dé igual que los que menos tienen tengan aún menos (pensionistas o parados), que los que más tienen sean defendidos con el dinero de todos (bancos) o que en el supuesto de que alguien se meta con ellos, se tomen medidas contundentes contra el agresor (Repsol).

Quizás les den tantas cosas igual, que queden vacunados definitivamente ante la injusticia, la corrupción, la falta de dignidad, la carencia de ética y la vida.

Quizás les den tantas cosas igual, que cuando queramos darnos cuenta nos hemos convertido todos en siervos de nuestras transigencias y apatías.

Y llegados ahí, todos seremos esclavos de un estado y unas instituciones que solo querrán saber de nosotros para que aceptemos y reverenciemos el poder emanado de dios, de las dinastías económicas, políticas y religiosas.

Entonces todos seremos esclavo de nuestro “que podemos hacer”.

jrivillo.