¿Sequía o Cambio Climático en Europa?

Pues sí, un poco sí. Recordemos que el pasado verano ha habido una sequía inusual en Rusia, con las temperaturas más altas desde que se tiene registro hace más de 130 años. En las inmediaciones de Moscú se dieron una ola de incendios que entre la superficie de bosque y las turberas calcinadas se considera la catástrofe natural más grande de su historia. Me sorprendieron algunas declaraciones de personas entrevistadas en San Petersburgo en las que la gente se quejaba del molesto humo sin hacer alusión al desastre natural que estaban sufriendo. ¿Recuerdan lo que ocurrió en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel con la combustión de la turba? Al ser subterránea no se podía controlar si no llovía o se inundaba el subsuelo. Se quemó hasta que se apagó sola.
No se debe tratar de un hecho aislado. Tengo familia en el norte de Suecia y estaban sorprendidos por las inusuales altas temperaturas que se estaban registrando este verano allí. Es irónico que luego veranearan en Almería.
También en el mes de agosto pasado tuve la oportunidad de hacer un viaje Finlandia a la región de Carelia, cerca de la frontera con Rusia. Finlandia es un país prácticamente plano y cubierto de lagos bosques boreales donde dominan los pinos silvestres (Pinus sylvestris), abedules (Betula pendula) y abetos rojos (Picea abies).

Finlandia. Turbera de la Reserva Protegida de Siikaneva (21-AGO-2010).

El subsuelo es una inmensa turbera; de hecho Suomi es el nombre del país en finés y significa «el país de la turberas». Todos los días hizo sol y calor, al punto de que sin una cobertura arbórea que atenuase los rigores era incómodo no permanecer a la sombra. La sequía era grande y los ríos bajaban con un caudal disminuido que se hacía notar. Se observaba en todo el país también la sequía pertinaz; la pinocha crujía bajo nuestros pies y no queríamos imaginar un incendio que podría haber tenido proporciones colosales, como el ocurrido en Rusia ese verano.

De todas formas la gente cada vez se va sorprendiendo menos de estos hechos, que por ser comunes cada vez causan menos impresión. Y esto también es peligroso.

© Felipe Castilla Lattke.