Las semillas de la pobreza

Publicado el 22/01/2014 por TELESUR

Un país con 1200 millones de habitantes donde según diversos estudios casi la mitad pasan hambre. Una nación del tamaño de un continente donde grandes multinaciones quieren apoderarse del negocio agrícola.

Aunque el gobierno inicio un plan para subsidiar la alimentación de gran parte de la población lo cierto es que la situación en el campo es totalmente deplorable. Más de 200 mil campesinos se han suicidado durante la útlima década en el estado de Maharashtra ante su incapacidad para enfrentarse a los productos transgenicos de grandes empresas que han cambiado los hábitos alimenticios de una importante parte de la población.

 

http://www.youtube.com/watch?v=QahT48LzXNc

Migraciones internas en América Latina

Chile y Uruguay se convierten en los nuevos polos de migración de los paraguayos a raíz de la crisis que sacude a España y otros países europeos. Esto se desprende del aumento que constató el Banco Central del Paraguay en cuanto a las remesas enviadas por los paraguayos desde esos dos países. De acuerdo con el informe, las remesas provenientes de Chile tuvieron un aumento del 18% hasta octubre del año pasado en comparación al 2010. Esto representaría un incremento de 2,8 millones a 3,1 millones de dólares. (Leer más)

Energía para todos.

Reconociendo la importancia de la energía para el desarrollo sostenible, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el año 2012 Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos mediante resolución 65/151.

El Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos ofrece una valiosa oportunidad para profundizar la toma de conciencia sobre la importancia de incrementar el acceso sostenible a la energía, la eficiencia energética, y la energía renovable en el ámbito local, nacional, regional e internacional. Los servicios energéticos tienen un profundo efecto en la productividad, la salud, la educación, el cambio climático, la seguridad alimentaria e hídrica y los servicios de comunicación. La falta de acceso a la energía no contaminante, asequible y fiable obstaculiza el desarrollo social y económico y constituye un obstáculo importante para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Sin embargo, 1.400 millones de personas carecen de acceso a la energía moderna, en tanto 3.000 millones dependen de la «biomasa tradicional» y carbón como las principales fuentes de energía. (Leer más)

El desarrollo sostenible y las migraciones internas como problemas

Cuando se habla de los problemas del planeta se destacan, entre otros: lo absurdo del modelo energético, la escasez de agua potable, el deterioro de los suelos, la superpoblación, la contaminación, el cambio climático, la destrucción de la capa de ozono, la pérdida de biodiversidad o la necesidad de un desarrollo sostenible.

Lo que en pocas ocasiones se tiene en consideración y que dificultan, aún más, las insuficientes medidas que se adoptan y que a su vez son problemas en sí mismo son las migraciones internas y el desarrollo sostenible.

Los movimientos migratorios humanos, provocados por guerras, pandemias, hambrunas o degradación ambiental, se manifiestan de dos formas: los externos, desde los países y continentes desfavorecidos hacia a los más favorecidos, un ejemplo son los colectivos africanos hacia Europa; y los internos: dentro de los países y continentes desfavorecidos, una muestra evidente es lo que ocurre en África o en el Caribe.

Los movimientos migratorios externos provocan situaciones insostenibles, origen de enfrentamientos sociales que fronteras y modificaciones legislativas no pueden impedir.

Muestra de ello es la crisis humana de los refugiados que huyen de la guerra civil en Libia, donde medidas policiales, retención de miles de personas que se dirigen hacia la isla italiana de Lampedusa; o legislativas, modificación del tratado de libre circulación Schengen, no han podido detener.

Pero a lo que se dedica menor atención es a los movimientos migratorios internos, aquellos que se producen desde los países con menor capacidad de respuesta a los desastres naturales y sociales, hacia los países o ciudades que, aunque su estado de pobreza es similar a los anteriores, son frontera por su situación en litorales o con fácil acceso a los países desarrollados. Ejemplo de ello son: Dakar (Senegal), Nouadhibou (Mauritania) o Abuya (Nigeria).

Lugares donde las dificultades, para las poblaciones de acogidas y llegada, son de supervivencia. La concentración de personas en lugares con carencia de recursos básicos: alimentos, vivienda, salud, educación, agua o saneamientos, están en el origen de los posibles enfrentamientos sociales.

Son países y ciudades sin capacidad económica o política para dar respuesta a la emergencia social que se produce; situaciones límites que son el principio de una crisis global a la que no son ajenos los países desarrollados.

A este problema hay que añadir un segundo conflicto: el desarrollo sostenible, hasta ahora usado como respuesta a un consumo desmedido de recursos.

Los recursos del planeta son limitados y la demanda por parte de los países «consolidados y emergentes» está acelerando los procesos de destrucción; el escenario es más complejo cuando, ni si quiera, un trato respetuoso con el entorno es capaz de soportar las necesidades básicas de una población en continuo crecimiento.

Ello no tiene que ver con una producción incapaz de dar respuesta al crecimiento geométrico de la población.(Malthus. Ensayo sobre la población, 1798) resuelto por el desarrollo tecnológico

Ni con la implantación de un proceso de desarrollo sostenible, económico, social y ambiental, cuidadoso y responsable «que asegure las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para enfrentarse a sus propias necesidades» (Comisión Brundtland, 1987).

Desde su inicio el desarrollo sostenible está sirviendo a los países industrializados para mantener la fantasía del crecimiento, como justificación ética al transferir el modelo a países desfavorecidos, para el comercio internacional de CO2, o como proceso mercantil, al facilitar la implantación de proyectos limpios y respetuosos sin la transferencia de la tecnología necesaria para su mantenimiento.

Así mismo, algunos autores recogen que el desarrollo es antagónico con la sostenibilidad, científicamente inconstruible, culturalmente desorientador y políticamente engañoso.

Teniendo en cuenta esta visión, la única alternativa posible a la propuesta del desarrollo sostenible es el decrecimiento. En definitiva la disminución del consumo y la producción controlada, estableciendo un equilibrio entre los seres humanos y de éstos con la naturaleza, buscando una reconciliación del nivel de vida con el grado de satisfacción.

Desde la postura de seguir manteniendo los modelos de conocimiento, el obviar como problema ambas realidades o el no aplicar las mínimas medidas correctoras: la incidencia de la migraciones internas y el desarrollo sostenible, así como su integración e interacción con los problemas históricos a los que se enfrenta la humanidad, está asegurando y aumentando el conflicto social si no se plantean y se ponen en marcha soluciones, en las que se contemple como un factor más a la hora de proponer un cambio en el modelo de convivencia.

Las guerras del agua

La última película, dirigida por Iciar Bollaín, titulada También la lluvia, con guión de Paul Laverty, asiduo colaborador del director británico Ken Loach, nos presenta, a su vez, el rodaje de un film (una película sobre otra película) acerca de la llegada y conquista de América por los españoles, que en su búsqueda de metales preciosos esclavizaron y masacraron a los pueblos originarios. Para filmarla, el equipo se desplaza a Cochabamba (Bolivia), donde muchos de los extras son reclutados entre los indígenas, que en ese momento están en lucha contra una transnacional a la que le conceden la gestión y privatización del agua. Estos se oponen, porque consideran que el acceso gratuito al agua potable es un derecho irrenunciable para poder sobrevivir.

Consideran el agua como un bien preciado, como lo eran el oro y la plata para los conquistadores. Se niegan a que la empresa la convierta en una mercancía más, enfrentándose a los políticos y a la policía, aliados con la transnacional privatizadora. Hasta del agua de lluvia les quieren privar.

Esta guerra del agua, es una de las muchas que se suceden a lo largo y ancho de nuestro mundo globalizado, principalmente en los países pobres del Sur.

Actualmente, existen cerca de 2.000 millones de personas con problemas de escasez y acceso al agua potable, sobre todo en África, América del Sur, México, Oriente Medio y Asia, debido: al cambio climático que está provocando variaciones en el régimen de precipitaciones, sequías, inundaciones, erosión de suelos, descenso en la productividad agrícola, etc.; al crecimiento de la población mundial; al agotamiento de los acuíferos y la contaminación de las aguas superficiales (muchos niños mueren por diarrea al beber de aguas contaminadas).

Al mismo tiempo, existe un consumo excesivo de agua por parte de las poblaciones de los países ricos. Así un estadounidense necesita 600 litros de media al día, mientras que un africano solo puede disponer de seis.

Ante esta situación, las transnacionales, desde hace años, se están aprovechando del gran negocio de la privatización del agua potable, en connivencia con instituciones internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio, el Consejo Mundial del Agua, etc., que en el marco del llamado Consenso de Washington, promueven la privatización de los servicios y empresas públicas (educación, sanidad, transporte, agua, etc.), a través de los Programas de Ajuste Estructural en los países endeudados del Sur, empobreciendo cada vez más a las clases populares. De hecho, «a comienzos de los años 90 el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y los bancos de desarrollo regional, como el Banco de Desarrollo de Asia, el Banco de Desarrollo de África y el Banco Interamericano de Desarrollo, recomendaron a los países pobres abrir el manejo de sus sistemas de agua potable a las grandes empresas europeas, a cambio de un pago. Así se fue debilitando la capacidad de los países para elegir entre sistemas públicos o privados de agua potable. En 2006 la gran mayoría de los préstamos bancarios para el sector de los recursos hídricos estaban condicionados a la privatización. La organización International Public Services ha informado que en quince años los costes de los servicios de agua potable privatizados en África, Asiáticos y Latinoamérica, se incrementaron en un 800 %» (Barlow, M. El planeta azul. La crisis global del agua y la batalla futura por el derecho al agua. Programa Chile Sustentable, LOM Ediciones, 2009, p. 47).

Pero esto no solo ha sucedido en los países pobres, sino también en los países ricos de Europa, donde hace años muchos de los servicios de agua potable eran públicos. Un ejemplo claro es el de Gran Bretaña, cuyos servicios de agua están privatizados desde 1989, cuando gobernaba la neoliberal Margaret Thatcher, con un coste mínimo para las empresas. Aquí, en España, en la Comunidad de Madrid, su presidenta, Esperanza Aguirre, siguiendo los pasos de la ex primer ministra británica, quiere privatizar parte del Canal de Isabel II.

Los intereses de las empresas chocan con las necesidades de agua potable de las poblaciones más pobres. Por eso en distintas zonas del planeta muchos colectivos y personas se organizan para defender el acceso gratuito al agua y para que este acceso se considere un derecho humano.

Es tal la escasez de agua potable, que muchos países podrían entrar en guerra por el control de los ríos, entre otras fuentes de agua, que fluyen por sus territorios y por los de los países vecinos.

Jorge Moas

Sonrisa de un alma (cuento wampis)

Por Dina Ananco*

(Un cuento publicado por Servindi) (ir a web)

Un miércoles a la una de la mañana el aire refresca los poros de mi piel retocando cada curva de las heridas abiertas.

La luna, resplandeciente, cubre el camino de los transeúntes. El camino despejado, intrigante y a la vez hermoso se abre de par en par ante la mirada del desconocido que juguetea en los racimos del aguaje.

Yo, como de costumbre, venía de visita. Mi amada vive en la esquina de la comunidad. Sus padres nunca aprobaron nuestro amor por dos razones: primero porque aspiraban para ella un hombre con cualidades muy elevadas y segundo no tenían una buena relación con mis padres porque años atrás tuvieron una disputa muy fuerte el día de las elecciones. Mi propio padre se oponía a la relación porque mi amada había tenido una vida furtiva cuando era adolescente mientras yo me encontraba estudiando fuera de la comunidad.

Todos los jóvenes hacemos esto, lo sé porque he confirmado esto conversando, en muchas ocasiones, con mis amigos y primos. La noche es una maravilla porque se complementa con la luna y son nuestra guía para emprender los deseos. Sigue leyendo

Carnaval ecológico

Los carnavales, una de las fiestas más esperadas del año, pueden ser una buena ocasión para concienciar sobre los valores ecológicos, al marcar el final del invierno con alegría, colorido y diversión. En este artículo unos cuantos consejos sencillos de seguir pueden contribuir a organizar esta fiesta de forma más ecológica y económica.

Unos talleres para que los niños diseñen caretas de carnaval con material ecológico organizados por las ONG pueden ser útiles para los padres quienes quieren pasar una fiesta especial con sus hijos. Se encontrará varias ideas maravillosas como intercambiar con familiares o amigos los disfraces de años anteriores, hacerse el propio traje con materiales reciclados, reivindicar los temas medioambientales o cocinar las torrijas y tostadas de carnaval en casa son algunos de ellos.

(Más info)

¿Del consumismo al decrecimiento?

Vivimos en una sociedad donde domina la «economía de mercado» (eufemismo para no decir lisa y llanamente capitalismo), a la que tienen que subordinarse sus dimensiones políticas, sociales, culturales y medioambientales. Su lógica es acumular capital constantemente, conseguir riqueza como un medio para conseguir más riqueza, en una búsqueda contínua de la ganancia sobre todas las cosas, a costa del trabajo ajeno. Sin importar la pobreza , la desigualdad, el hambre, el paro, el trabajo precario, la degradación medioambiental, así como el despilfarro de energía, basado en la utilización de combustibles fósiles que produce el aumento de la temperatura media del planeta y a su vez causa el cambio climático actual.

Este sistema de producción, distribución y consumo capitalista, se ha impuesto en todo el mundo de un modo imparable, como un modelo de crecimiento sin límite de ningún tipo, «producir más para consumir más», que amenaza con la destrucción del planeta.

Esta lógica del capital ha traído consigo varias crisis económico-financieras, tales como la de los años 20, el llamado crack del 29, que desembocó en la Segunda Guerra Mundial, la crisis del petróleo de los primeros años 70 del siglo pasado y más recientemente la crisis asiática. Ahora mismo, estamos inmersos en la crisis que comenzó a finales del 2007, con la explosión de las burbujas financiera e inmobiliaria, provocadas por la especulación y la búsqueda del dinero fácil, que ha traído consigo: la limitación de los créditos (antes concedidos a manos llenas), la inyección de dinero público a los bancos, con el consiguiente endeudamiento de los gobiernos, recortes del estado de bienestar y más paro (en nuestro país afecta ya a más del 20% de la población activa y la tasa de los menores de 25 años sobrepasa el 40%) y precariedad, así como unos salarios más bajos. De este modo los bancos socializan las pérdidas y privatizan las ganancias como siempre.

Esta crisis económica está interactuando también con una crisis ambiental, presente desde hace varias décadas, y la enésima crisis alimentaria que va agudizar mucho más el hambre en el mundo (ya hemos sobrepasado los 1.000 millones de hambrientos) debido a la incidencia negativa de inundaciones y sequías en la producción de cereales y a la especulación con los alimentos.

Desde este contexto, los niveles de consumo actuales, principalmente los de los países industrializados, que han impuesto este desarrollismo a los demás, son insostenibles. A su vez los países emergentes como China, India y Brasil, con unas clases medias cada vez más amplias, no están dispuestos a dejar de crecer y consumir sin ningún tipo de contrapartidas. Una muestra de ello es lo que está sucediendo en las cumbres sobre el cambio climático, donde se enfrentan sobre todo Estados Unidos y China, los mayores emisores de gases de efecto invernadero, sin acabar de llegar a compromisos serios para reducir de una vez su emisión.

La solución podría estar en «consumir menos para vivir mejor todos», como dicen los defensores del decrecimiento, que apuestan por la reducción del consumo, para lo cual habría que reducir la producción y hacer un reparto más equitativo del trabajo, principalmente en los países ricos, ante la irracionalidad del capitalismo, descrita anteriormente. Pero, ¿esto se puede hacer en el marco de la lógica del capital o habría que construir un nuevo modelo de producción, distribución y consumo distinto?

Personalmente, me inclino por una alternativa transformadora, construida colectiva (no hay salidas individuales), crítica y radicalmente, un sistema nuevo, una sociedad distinta, donde no tenga cabida la «cultura del consumo y del dinero», que tendrá que surgir de la imposibilidad del capitalismo para solucionar toda la destrucción que ocasiona a nivel socioeconómico, cultural, medioambiental… Esto no podrá lograrse sin conflictos, sin una lucha por el poder que garantice una vida libre, justa y equitativa para todos, que acabe con la explotación del hombre por el hombre. Puede que esta sociedad nueva ya se esté gestando en la periferia y las grietas de la opulencia.

Jorge Moas

Fundación Escenarios de Sostenibilidad

San Valentín ecológico y sostenible

¿Cómo pasaste este día tan especial con tu amor? ¿Qué regalos ecológicos preparaste para él o ella? ¿Has pensado alguna vez en encender las velas con cela natural? En este artículo te ofrece una serie de consejos que te ayudarán a organizar esta celebración de manera  económica y original.

Las ideas para sorprender a la persona amada y de paso, respetar el medio ambiente, son muy diversas. Se aconseja que las postales se puedan enviar en formato digital o se fabriquen por uno mismo a partir de materiales reciclados, bombones de chocolate ecológico, joyas de ecodiseño, ropa interior y productos eróticos “verdes”. La mayoría de estos consejos se dan para reducir la contaminación y reaprovechar los materiales no biodegradables, y de esta manera se difunde un concepto respetuoso al medio ambiente.

(Más info)

40 años de compromiso Internacional por la preservación de los Humedales

Cierra la semana en la que la comunidad internacional revive la firma del Convenio del 2 de febrero de 1971, en la ciudad iraní de Ramsar: la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas.
El Convenio ratificado por 160 países entró en vigor en 1975 y  es el tratado internacional de más pretigio en la materia, protegiendo actualmente a 1.912 humedales de todo el Mundo. Desde su creación, el Convenio de Ramsar ha progresado en la conservación y el aprovechamiento racional de los ecosistemas, mediante acciones locales, nacionales y de cooperación internacional, para un uso sostenible de los mismos.

Sigue leyendo

Reflexiones sobre una crisis (insostenibilidad) mal entendida y peor enfrentada

Se trata de algunas reflexiones críticas hacia las propuestas iniciales del concepto ambiguo de desarrollo sostenible del Informe Brundtland que publicó en la Cumbre de Rio de Janeiro.

En opinión del autor, las dos visiones- ¨ blanda y fuerte del desarrollo sostenible ¨  han causado una crisis mal entendida de la insostenibilidad y se exige la convergencia de las ciencias naturales y las ciencias sociales. Eso es una cuestión a la que se resisten con fuerza los intereses ideológicos y de poder ligados a las doctrinas dominantes en el campo de la economía y la política.

La forma en que actúan gobiernos, ciudadanos y agentes puede llegar a privar a la crisis económico-financiera, pero sigue existiendo la crisis ambiental y de pobreza. Según el autor, la insostenibilidad del modelo económico dominante puede ser el origen de todas estas crisis.

(Más info)

José Antonio Pascual Trillo
Ex-Presidente de Amigos de la Tierra, España

¿Lucha contra la pobreza y la desigualdad?


En el año 2000 los estados miembros de las Naciones Unidas propusieron, en la Declaración de la Cumbre del Milenio, ocho objetivos a conseguir en el 2015. El primero de los cuales se enunciaba del modo siguiente: «Reducir a la mitad el porcentaje de habitantes del planeta cuyos ingresos sean inferiores a un dólar por día (pobreza severa) y el de las personas que padezcan hambre». Estos objetivos se propusieron porque el panorama de la pobreza y la desigualdad en el mundo no era muy halagüeño, tal como se constataba en el Informe sobre Desarrollo Humano 1999:

Sigue leyendo

Wikileaks y Cancún: dos hechos informativos

Existen acontecimientos informativos en los medios de comunicación convencionales y en las redes sociales, que sin perder sus contenidos democráticos actúan en ocasiones como replicantes de los primeros, y tienen la capacidad propia de convertirse en mediáticos. Entendiendo como un fenómeno de formalización y construcción de la realidad a través de la reiteración permanente de contenidos.

Sucesos como las informaciones aportadas por la fundación Wikileaks, que sin obviar la importancia de sus investigaciones y revelaciones, están oscureciendo y metiendo en el saco de la ignorancia un acontecimiento como la Cumbre de Cancún, promovido en un marco global y que afecta a las posibilidades de supervivencia de los seres humanos, es una contradicción difícilmente asumible. Sigue leyendo

Lavapiés Multicolor

He quedado a las 7 en la Plaza de Lavapiés, el sol comienza a ponerse y se va tiñendo todo lentamente de dorado.
Decido caminar para disfrutar el atardecer fresco y cálido a la vez.
La calle comienza a transformarse a medida que voy subiendo.
Veo a algunos chicos jóvenes de raza negra, con sus largas túnicas.
Avanzo un poco más y comienzan a aparecer las tiendas árabes a ambos lados de la calle vendiendo de todo:
carnes, productos para guisar, vestimentas, música, olores a especias…
Entre medio se van levantando tímidamente tiendas de origen africano como peluquerías, restaurantes, locutorios…
Sigue leyendo

El Reto de la Biodiversidad

La ideología del “progreso” y del dominio de la naturaleza, enraizada en la mente humana, principalmente desde la revolución industrial, nos han llevado, entre otras cosas, a una sobreexplotación de los recursos (prácticas intensivas en la agricultura y la ganadería industriales, deforestación, actividades pesqueras insostenibles, emisión de gases de efecto invernadero que originan el cambio climático), producción masiva de residuos, contaminación de la tierra, el aire y el agua, etc., y, por consiguiente, a la desaparición de distintos modos de vida sobre el planeta: culturas, distintas especies de animales y plantas, destrucción y degradación de ecosistemas…que se traducen en una pérdida continua de biodiversidad y en un mayor empobrecimiento de los países en vías de desarrollo. Sigue leyendo