ÁFRICA

África: la rica y la más pobre; la que obliga a sus gentes a huir, a dejar sus tierras y a sus familias.
Se van para poder vivir ellos y los que se quedan.

Por el camino les esperan peligros y en muchas ocasiones la muerte.
Después de algunos años llegan… la salida está al alcance de sus manos, pueden conseguirlo.
Pero no saben que les queda la parte más dura del camino: la patera, la verja o el doble fondo de un coche.
Lo lograron, están en el centro de internamiento y se les llama ilegales.
Lo que les espera a partir de ese momento, nadie lo sabe, serán invisibles.

images

EMIGRANTES Y CRISIS

Los gobiernos europeos desde hace varios años, «años de crisis», están acometiendo un proceso de cambio para transformar, a exigencias de los «Mercados», los logros conseguidos a lo largo de los últimos cuarenta años por sus ciudadanos.

www.libremercado.com/

www.libremercado.com/

Para ello cada vez van necesitando más coartadas que justifiquen las acciones que ejercen sobre sus poblaciones.

Para que el mecanismo funcione hay que buscar elementos precisos que ataquen eficazmente la línea de flotación de sus sistemas sociales, económicos, culturales y comunicacionales.
Todo ello con la finalidad de crear un estado de opinión que facilite el encanallamiento colectivo ante un «culpable», en definitiva buscar un responsable ajeno a lo

s «Mercados». Un catalizador que asuma las tensiones sociales.
La llegada de extranjeros y sus connotaciones xenófobas, es una justificación adecuada para buscar responsables en la modificación de las condiciones de vida de los «nacionales». La aceptación colectiva de que la pérdida de derechos sociales es debida, por una parte a las situaciones provocadas por la crisis y por otra al abuso de  la extensión global de las ventajas sociales, de las que se han «aprovechado» los no «nacionales», son argumentos aceptados sin demasiada contestación por parte de las clases medias europeas.

 

El Ébola la enfermedad de los pobres

http://www.noticiasdegipuzkoa.com

http://www.noticiasdegipuzkoa.com

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Evolución del Clima, han alertado sobre la relación entre el cambio climático y la salud de la población, reconociéndose inclusive la existencia de un vínculo entre los organismos vivos —entre ellos los seres humanos— y los procesos de desarrollo de enfermedades, especialmente infecciosos. Entre otros destacan: las variaciones en la fenología de ciertos organismos, lo que favorece la aparición o rebrote de patologías. Además, debe considerarse el impacto de los cambios de temperatura, pluviosidad o humedad que introducen otras alteraciones en los ecosistemas e inciden sobremanera en este sentido.

Por ello y aunque son diversos los factores que pueden incidir en la epidemiología de enfermedades, científicos españoles expertos en cambio climático han recomendado una evaluación del impacto en la salud, de la misma manera que se ha hecho en otros países.

Al mismo tiempo, el aumento de los movimientos migratorios en el mundo actual, ya sea por razones de turismo, trabajo o huida de situaciones extremas —guerras, hambrunas, pandemias y otras—, también tiene una gran influencia en la distribución temporal y espacial de patologías. Es así como la transmisión de enfermedades, su incubación y desarrollo pueden verse favorecidos por diversas causas asociadas a la migración.

La globalización ha posibilitado que los individuos viajen por todo el planeta y con ello se incrementen las posibilidades de contagio de los elementos patógenos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte de los riesgos epidémicos actuales en todos los continentes, un aviso que deben tener en cuenta todos los países incluyendo algunos de los más desarrollados como Estados Unidos, Canadá, Australia, Gran Bretaña, Francia, Alemania y España.

El aumento de los movimientos masivos de población y los cambios ambientales han favorecido la propagación de enfermedades y la aparición de una serie de categorizaciones, entre las que destaca la de nuevas enfermedades, que engloba a las emergentes y a las reemergentes.

Según el artículo: “Enfermedades emergentes, mucho más de lo mismo (2001) del Doctor Manuel Corachán”, se definen como enfermedades emergentes aquellas que se consideran: como verdaderamente nuevas; las ya existentes pero que no se habían reconocido; y las conocidas pero que están ampliando geográficamente su área de transmisión.

Según es posible constatar en el Informe de Evaluación Preliminar de los Impactos en España por efecto del Cambio Climático (2005), ésta se ha transformado no sólo en lugar de tránsito obligatorio de personas sino en receptor de altos índices de inmigración, debido a su situación geográfica y condiciones climáticas.

La mayor relevancia de los colectivos migrantes con mayor movilidad, por sus características singularidades de trabajo o de ocio (Reino Unido, Italia, Alemania, España o Francia), es un indicador que puede indicar que al existir un mayor numero de personas en contacto con poblaciones de riesgo, unidas a las que se encuentran en semejante situación, se incrementa la población en peligro. Pero sobre todo es importante evitar la tentación de identificar exclusivamente a unas determinadas nacionalidades como origen de la transmisión de enfermedades.

Es importante observa  que los países identificados como zona de especial afección del Ébola. (Nigeria, Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia) son de muy escasa representación en la procedencia de los inmigrantes en España.

Todo ello nos lleva a afirma, con todas las cautelas posible, que hay que dar una llamada de atención pública de la existencia de enfermedades, que pueden convertirse en pandemias internacionales, al abandonar sus zonas geográficas por razones como el cambio climático, el turismo, la cooperación internacional o las migraciones.

Pero también que sólo dictar medidas que observen un rigurosos control de fronteras a las personas que provienen de los países donde estaban localizadas unas determinadas enfermedades, o decretar un aislamiento internacional. Es soslayar una realidad social, natural y económica que sólo conduce a la reproducción del problema y que el único modo de evitar que una enfermedad se convierta en una pandemia global es dotar de cuantos recursos sean necesarios para combatirla en su orígenes.

La única forma de evitar que enfermedades como el Ébola se convierta en una pandemia,

no es dotar de cuantos medios sean necesarios para expatriar a los nacionales e impedir la entrada a los extranjeros que provienen de las zonas de riesgo. Es dedicar cuanto recursos sean necesarios para combatir las enfermedades de los pobres como el Ébola, la Malaria, la Prevención del VIH/sidaEnfermedad del sueño, Enfermedad de Chagas o el Dengue

Se puede concluir que lo que está sucediendo actualmente con la enfermedad por el virus del Ébola es un toque de atención a la necesidad de una cooperación internacional para poner por encima de los intereses de la farmacéuticas, de la industrias contaminante, de las grandes financieras o de los gobiernos del silencio, los intereses de la sanitarios de la humanidad.

Refugiados del Clima y las Ciudades Frontera

imagesCiudades Frontera: son los espacios geográficos, sociales, económicos, políticos, culturales y comunicacionales; permeables a las entradas de personas que provienen, entre otros motivos de regiones deterioradas ambientalmente, e impermeables a su salida.

Son receptoras de migraciones nacionales e internacionales (Refugiados del Clima) con origen en regiones deprimidas. Entendiendo como tales la vinculación de lo deprimido –desde una perspectiva dialéctica y holística de lo económico, político, social, cultural y natural– con las regiones de los países de la periferia.

El rápido crecimiento demográfico de las Ciudades Frontera, en especial con poblaciones jovenes, las impiden dar una respuesta adecuada a las necesidades de recursos alimenticios, sanitarios, educativos, etc. Asimismo, sus carencias previas en infraestructuras y servicios, aumentan, si es posible, las dificultades de sobrevivir en ellas.

Al ser lugares de paso en el que los inmigrantes se van a establecer de forma temporal, esperando la salida hacia los países del centro, así como un cruce de culturas e ideologías, están sometidas a un permanente control policial, tanto por parte de las policías internas como de las extranjeras. Por ello son consideradas y utilizadas, por los gobiernos nacionales o internacionales, como zonas de retención.

La dependencia de la cooperación internacional (de las agencias gubernamentales de los países del norte) es instrumentalizada, en cierta medida, como una forma de mantener el «status quo». Y de esta manera evitar la desaparición de las vallas, tanto espaciales como virtuales, que separan a los países del centro con los de la periferia.

Sus territorios tienen un alto niveles de degradación ambiental, pero sus necesidades de agua, alimentos o energías baratas, las convierten rápidamente en emisoras de contaminantes. Emisiones que van inciden directamente en el Cambio Climático de las regiones sumidero. Entre ellas, posiblemente, de donde provienen los Refugiados del Clima; aumentando, de este modo la precariedad de las regiones de origen y provocando más flujos migratorios hacia las Ciudades Frontera.

En definitiva, éstas son espacios donde se van a producir una serie de conflictos y cambios sociales, culturales, económicos, geográficos y ambientales; que las van afectar directamente a ellas y a las regiones pobres de la periferia, pero también de forma indirecta, en principio, a los países emergentes y del centro.

Jesús Rivillo

foto

Refugiados del clima

images Refugiados del Clima: Las migraciones a menudo son la estrategia de supervivencia empleada por las poblaciones que ven amenazada su seguridad.

El Cambio Climático va a tener una mayor incidencia en los desastres naturales, lo que conllevará: la desertizaciones, conflictos por el agua, una escasez mayor de alimentos, problemas de salud, aumento de los conflictos bélicos por el control de los recursos, etc. En definitiva mayor pobreza y crisis sociales y ambientales.

Aunque es difícil predecir cuándo y las consecuencias exactas de estos fenómenos, es evidente que se están     creando las condiciones para que un número importante de personas se conviertan en Refugiados del Clima.

Ya en 1976 Lester Brow advirtió de la aparición de los «Refugiados Medioambientales»

«…El Cambio Climático aumenta la vulnerabilidad de comunidades enteras, que se ven obligadas a abandonar sus hogares y son empujadas hacia zonas en conflicto o hacia el exilio…» (Centro de Información de la Naciones Unidas (CINU). Son las conclusiones que presento António Guterres (Alto Comisario de las Naciones Unidas para los Refugiados), en el marco de la Conferencia Río+20.

Por su parte ACNUR hizo un llamamiento, en el mismo foro «…a la existencia de refugiados que son desplazados forzosos por los cambios extremos del clima…» (Inter Press Sevis)

Así mismo; La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) no considera al Refugiado del Clima, pero la definición que plantea de migrantes ambientales dice así: «Los migrantes por motivos ambientales son personas o grupos de personas que, por razones de cambios repentinos o progresivos del medio ambiente, que afectan adversamente su vida o sus condiciones de vida, se ven obligados a abandonar sus lugares de residencia habituales o deciden hacerlo ya sea con carácter temporal o permanente, y que se trasladan a otro lugar de su propio país o al extranjero.»

Se utiliza el término «medio ambiente» aunque todas su referencias pueden ser sustituidas, sin necesidad de forzar la redacción, por Cambio Climático.

De todos modos la OIM plantea que esta definición es una forma de recoger la complejidad del tema.

La falta de consenso en la referencia a su consideración, por los organismos internacionales, hace que sigan en un vacío legal y asistencial. Pero la existencia de personas que son expulsadas de sus lugares de origen como consecuencia de las modificaciones que se están produciendo en la regularidad climática, que hizo posible su asentamiento, les convierten en otros refugiados, que antes o después se les tendrá que dar el mismo tratamiento personal y jurídico que al resto de los refugiados.

Aunque los estados de acogida y organizaciones internacionales no les consideren, por no reunir las condiciones para entrar en las categorías que señala el Convenio de Ginebra de 1951 y el protocolo de Nueva York de 1967, los Refugiados del Clima son una realidad social, económica y medioambiental que antes o después puede afectar a un numero importante de la población mundial.

Jesús Rivillo 

diseño dibujo

Suiza y la xenofobia

Los ciudadanos suizos han aceptado una iniciativa que pide cuotas y contingentes para limitar la inmigración. Un resultado muy reñido que mantuvo el suspenso hasta el último momento: 50,3% de votos a favor frente a 49,7% en contra. La propuesta triunfó por solamente 19.516 votos de diferencia. Más

La prensa suiza compara la aprobación de la iniciativa que limita el acceso de trabajadores al mercado laboral helvético al terremoto que provocó en 1992 el ‘no’ al ingreso de Suiza en el Espacio Económico Europeo. Los diarios coinciden en que se abre un periodo de incertidumbre en las relaciones con la UE.

Prácticamente todos los rotativos se preguntan cuáles son los desafíos que plantea esta decisión que abre una brecha entre la región francófona, que votó en contra, y la de habla alemana e italiana, que votaron a favor. Más

Información: swissinfo_logo_2014

mapa 1

Hay varias preguntas que suscitan estos acontecimientos:

¿Existen motivos de preocupación?

¿Éste es uno más, de los tantos derechos que la extrema derecha europea esta consiguiendo cambiar?

Teniendo presente que la gran mayoría de extranjeros que viven en suiza son alemanes, franceses e italianos; si los europeos, en este caso los suizos, son xenófobos con los propios ciudadanos europeos «de primera»: 

¿qué ocurrirá, si se generalizan actitudes semejantes, con los que no son de primera :rumanos, portugueses, españoles…?

Y ¿con los que ni siquiera son europeos?…