Refugiados Climáticos (desplazamientos forzosos por el Cambio Climático)

Lago Victoria (Kenia)  Autor: Felipe Castilla

Lago Victoria (Kenia) Autor: Felipe Castilla

Así mismo, en los últimos años, se está asistiendo a una serie de fenómenos naturales que están incidiendo como un factor más en esa degradación: un calentamiento generalizado del planeta que la comunidad científica ha empezado a considerar relevante.

La contrastación empírica de su existencia, permite considerarlo como una modificación más rápida de las condiciones climáticas como consecuencia de la acción humana. Estas modificaciones, por convención, se han considerado como un Cambio Climático global.

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos para el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC) las emisiones de los gases de efecto invernadero (principalmente: dióxido de carbono, óxido nitroso y metano), producidos por la actividad humana, están provocando un aumento de las temperaturas, que podrían ser de 1,4 a 5,8 grados centígrados hasta el año 2100, con respecto a las temperaturas de 1990.

Lo que ello supone, se puede observar en los impactos que en América Latina y en África prevén las últimas proyecciones para el siglo XXI. Estas son entre otras: aumento de la temperatura media, decrecimiento del volumen de los glaciares; cambio en el régimen de las precipitaciones; y el aumento e intensidad de tormentas, huracanes, sequías, olas de calor e inundaciones.

Las situaciones ocasionadas pueden agravar las desigualdades y la pobreza ya existentes, que en los últimos años habían disminuido en muchas de las regiones deprimidas de los países emergentes. Provocando que muchos millones de personas se vean obligadas a desplazarse. Ya en 1990, el IPCC, afirmaba que una de las consecuencias más importantes del Cambio Climático sería la emigración masiva de personas, principalmente de los países pobres y emergentes, con menores recursos para financiar la previsión de riesgos y sus mitigaciones.Estos efectos se sentirán principalmente en los sectores productivos agrícola, ganadero y silvícola, en la disponibilidad de recursos hídricos, así como en los asentamientos humanos y en el volumen y estructura de las migraciones.

En la actualidad se puede observar que como consecuencia de este factor se están produciendo una serie de desplazamientos humanos (Refugiados Climáticos)  de las regiones periféricas más deprimidas hacia aquellas que tienen mayores posibilidades de subsistencia o mejores medios para pasar a los países de un alto o muy alto Indicé de Desarrollo Humano (índices diseñados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo-PNUD-). Estas regiones las hemos conceptualizar como Territorios Frontera, en la investigación que soporta este resumen.

En la actualidad, según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) 2009 (Superando barreras. Movilidad y desarrollo humano), sólo migra a nivel transnacional el 3,1% de la población mundial, que supone en números absolutos, alrededor de 200 millones de personas y la gran mayoría de los migrantes, unos 740 millones, se mueven en el interior de las fronteras de los estados.

Se han hecho cálculos según los cuales para el año 2050, habrá unos 200 millones de migrantes climáticos. Esta cifra ha sido aceptada tanto en el IPCC como en el Informe Stern (informe encargado por el Gobierno Británico sobre los efectos del Cambio Climático y el calentamiento global sobre la economía mundial).

Las consecuencias meteorológicas y económicas del Cambio Climático han sido mucho más estudiadas que las que afectan directamente a la población y a los flujos migratorios permanentes o temporales.

Sería muy problemático considerar el factor del cambio climático como una causa aislada de los desplazamientos humanos forzosos, al estar estos, habitualmente, interrelacionados con factores socio-económicos, demográficos, políticos o culturales. Pero sí se le puede considerar como determinante para poder analizar con mayor rigor sus consecuencias actuales y en un futuro inmediato, en los cambios sociales que los desplazamientos humanos van a introducir en las regiones de recepción.

Jesús Rivillo Torres

 

 

 

Desinformación y Pseudoinformación

FUHEM Ecosocial

Bajo el título global de “Desinformación y pseudoinformación”, el Dossier ofrece cuatro artículos en los que diversos autores reflexionan sobre cómo los medios de comunicación de masas abordan la corrupción, el cambio climático, la economía capitalista y el patriarcado.

¿Se contempla la dimensión estructural de estos problemas, se ofrece el contexto o se produce una sobreabundancia informativa que genera desinformación? Esas son algunas de las preguntas que plantean Braulio Gómez Fortes, Rodrigo Fernández Miranda, Beatriz Gimeno y un artículo conjunto de José Bellver, Paul Serrano y Pau Salarich.  El Dossier se completa con una selección de recursos elaborado por Susana Fernández.

“En la película de la corrupción faltan los más malos”

Con este título, Braulio Gómez Fortes, investigador de la Universidad de Deusto, analiza la cobertura mediática que se ha hecho de diversos casos de corrupción y fraude, cuestiones que, según las encuestas del CIS, han aumentado la preocupación por la clase política mientras la clase empresarial no aparece como un problema para los ciudadanos. La acumulación de poder económico de nuestras multinacionales no se ve como una de las causas de fondo de esa corrupción que ha acabado por escandalizar a la mayoría de la ciudadanía.

Para el autor del texto, la conclusión está clara: “Lo que hacen falta son más cámaras y que estén sobre los que han acumulado su poder económico en estos años protagonizados por el fraude y la corrupción. La regeneración de la elite económica es aún más necesaria que la de los políticos”.

El cambio climático debería preocuparnos mucho más

José Bellver, Paul Serrano y Pau Salarich, investigadores de FUHEM Ecosocial, analizan la información que los medios ofrecen sobre el cambio climático, un tema presente aunque deficientemente tratado, a juicio de los autores. Apuntan que la difusión no ha servido para lograr un cambio en la mentalidad de la ciudadanía global, que no lo asume como el mayor reto que enfrenta la humanidad, y mucho menos desde que la crisis económica ha relegado este tema a un plano de menor relevancia.

Agrava la situación que la información concede escasa relevancia al contexto, y el interés de las empresas responsables de la quema de combustibles fósiles, para las que actuar decididamente contra el cambio climático supondría un cambio radical en su modelo de negocio.

Según los investigadores de FUHEM Ecosocial, afrontar el cambio climático podría ser una oportunidad para romper con la lógica de la mal llamada austeridad, reconstruir y transformar democráticamente la economía integrando la limitación de los límites biofísicos del planeta, recuperando los bienes comunes e instaurando nuevos marcos regulatorios que permitan luchar contra las desigualdades y en favor de las economías locales. Para todo ello, concluyen, la ciudadanía ha de jugar un papel clave y esto solo será posible si el periodismo ayuda.

Cómo abordar el capitalismo desde medios capitalistas

Rodrigo Fernández Miranda, investigador y activista, sostiene que la industria de la comunicación, una de las más concentradas en la globalización económica, construye el imaginario social sin nombrar el “capitalismo” ni tratarlo como sistema, sin describir la composición de su poder ni debatirlo.

El lenguaje es el medio más poderoso para condicionar la realidad. ¿Con qué lenguaje se refieren los medios hegemónicos a un capitalismo que no nombran? En este teatro de la retórica, los recortes de la inversión pública social se llaman “reformas”; el problema es de “crecimiento”, nunca de distribución; la “flexibilización del mercado laboral” esconde retroceso de derechos y precarización; “austeridad” y “eficiencia” son mantras para un Estado que desatiende los intereses de la mayoría y cree “hacer los deberes” al someter la soberanía al mandato del capital transnacional y la Troika.

El autor concluye que el reto central en la batalla cultural contra el capitalismo consiste en desmercantilizar la información y colocarla en el plano de los derechos.

Patriarcado y medios de comunicación de masas

Además del capitalismo, Beatriz Gimeno apunta al patriarcado como el otro sistema de dominación material del mundo en el que vivimos, donde ambos se retroalimentan y fortalecen.

Los discursos mediáticos que (re)producen y refuerzan los modelos patriarcales aparecen en los medios a través de las noticias y de la publicidad. Esto se hace a través de distintas estrategias: una acusada infrarrepresentación femenina, una aparición que ocupa espacios secundarios o bien, roles protagonistas en los que ellas lloran y necesitan ayuda. En sus facetas profesionales, los medios presentan a las mujeres siempre como posibles objetos sexuales y todas necesitan aparecer marcadamente femeninas: maquilladas, peinadas y vestidas como la moda impone. La belleza es un aspecto fundamental en aquellas que trabajan a la vista del público: locutoras, periodistas, etc.

Para concluir, apunta Gimeno que no es exagerado afirmar que la influencia de los medios de comunicación en el patriarcado contemporáneo es tan importante que, si el feminismo no consigue introducir discursos y representaciones alternativas con eco social suficiente, podemos encontrarnos con que los logros de la igualdad formal conseguidos tras duras batallas terminarán convirtiéndose en pálidos reflejos de la verdadera igualdad.

Enlace al dossier: https://www.fuhem.es/media/cdv/file/biblioteca/Boletin_ECOS/31/Dossier_desinformacion-pseudoinformacion_jun15.pdf
Rebelión: Ecología Social

La belleza de la naturaleza

Merece la pena empezar tiempos nuevos con la fuerza y la belleza de la Tierra…

De la casa Tierra

REUTERS

REUTERS.

El volcán ‘Wolf’, ubicado en las islas Galápagos, ha entrado en erupción en la madrugada de este lunes, sin que de momento haya peligro para las poblaciones cercanas ni para la fauna, según ha informado el Parque Nacional.

ÁFRICA

África: la rica y la más pobre; la que obliga a sus gentes a huir, a dejar sus tierras y a sus familias.
Se van para poder vivir ellos y los que se quedan.

Por el camino les esperan peligros y en muchas ocasiones la muerte.
Después de algunos años llegan… la salida está al alcance de sus manos, pueden conseguirlo.
Pero no saben que les queda la parte más dura del camino: la patera, la verja o el doble fondo de un coche.
Lo lograron, están en el centro de internamiento y se les llama ilegales.
Lo que les espera a partir de ese momento, nadie lo sabe, serán invisibles.

images

El Calentamiento global una realidad

El año 2014 ha sido el año más cálido desde que empezaron los registros en 1880. La temperatura de la superficie del planeta fue de 0,69 grados superior a la media del siglo XX. según dos análisis independientes de la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE UU. Más información

1421430059_907873_1421431283_noticia_normal

EMIGRANTES Y CRISIS

Los gobiernos europeos desde hace varios años, «años de crisis», están acometiendo un proceso de cambio para transformar, a exigencias de los «Mercados», los logros conseguidos a lo largo de los últimos cuarenta años por sus ciudadanos.

www.libremercado.com/

www.libremercado.com/

Para ello cada vez van necesitando más coartadas que justifiquen las acciones que ejercen sobre sus poblaciones.

Para que el mecanismo funcione hay que buscar elementos precisos que ataquen eficazmente la línea de flotación de sus sistemas sociales, económicos, culturales y comunicacionales.
Todo ello con la finalidad de crear un estado de opinión que facilite el encanallamiento colectivo ante un «culpable», en definitiva buscar un responsable ajeno a lo

s «Mercados». Un catalizador que asuma las tensiones sociales.
La llegada de extranjeros y sus connotaciones xenófobas, es una justificación adecuada para buscar responsables en la modificación de las condiciones de vida de los «nacionales». La aceptación colectiva de que la pérdida de derechos sociales es debida, por una parte a las situaciones provocadas por la crisis y por otra al abuso de  la extensión global de las ventajas sociales, de las que se han «aprovechado» los no «nacionales», son argumentos aceptados sin demasiada contestación por parte de las clases medias europeas.

 

El Ébola la enfermedad de los pobres

http://www.noticiasdegipuzkoa.com

http://www.noticiasdegipuzkoa.com

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Evolución del Clima, han alertado sobre la relación entre el cambio climático y la salud de la población, reconociéndose inclusive la existencia de un vínculo entre los organismos vivos —entre ellos los seres humanos— y los procesos de desarrollo de enfermedades, especialmente infecciosos. Entre otros destacan: las variaciones en la fenología de ciertos organismos, lo que favorece la aparición o rebrote de patologías. Además, debe considerarse el impacto de los cambios de temperatura, pluviosidad o humedad que introducen otras alteraciones en los ecosistemas e inciden sobremanera en este sentido.

Por ello y aunque son diversos los factores que pueden incidir en la epidemiología de enfermedades, científicos españoles expertos en cambio climático han recomendado una evaluación del impacto en la salud, de la misma manera que se ha hecho en otros países.

Al mismo tiempo, el aumento de los movimientos migratorios en el mundo actual, ya sea por razones de turismo, trabajo o huida de situaciones extremas —guerras, hambrunas, pandemias y otras—, también tiene una gran influencia en la distribución temporal y espacial de patologías. Es así como la transmisión de enfermedades, su incubación y desarrollo pueden verse favorecidos por diversas causas asociadas a la migración.

La globalización ha posibilitado que los individuos viajen por todo el planeta y con ello se incrementen las posibilidades de contagio de los elementos patógenos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte de los riesgos epidémicos actuales en todos los continentes, un aviso que deben tener en cuenta todos los países incluyendo algunos de los más desarrollados como Estados Unidos, Canadá, Australia, Gran Bretaña, Francia, Alemania y España.

El aumento de los movimientos masivos de población y los cambios ambientales han favorecido la propagación de enfermedades y la aparición de una serie de categorizaciones, entre las que destaca la de nuevas enfermedades, que engloba a las emergentes y a las reemergentes.

Según el artículo: “Enfermedades emergentes, mucho más de lo mismo (2001) del Doctor Manuel Corachán”, se definen como enfermedades emergentes aquellas que se consideran: como verdaderamente nuevas; las ya existentes pero que no se habían reconocido; y las conocidas pero que están ampliando geográficamente su área de transmisión.

Según es posible constatar en el Informe de Evaluación Preliminar de los Impactos en España por efecto del Cambio Climático (2005), ésta se ha transformado no sólo en lugar de tránsito obligatorio de personas sino en receptor de altos índices de inmigración, debido a su situación geográfica y condiciones climáticas.

La mayor relevancia de los colectivos migrantes con mayor movilidad, por sus características singularidades de trabajo o de ocio (Reino Unido, Italia, Alemania, España o Francia), es un indicador que puede indicar que al existir un mayor numero de personas en contacto con poblaciones de riesgo, unidas a las que se encuentran en semejante situación, se incrementa la población en peligro. Pero sobre todo es importante evitar la tentación de identificar exclusivamente a unas determinadas nacionalidades como origen de la transmisión de enfermedades.

Es importante observa  que los países identificados como zona de especial afección del Ébola. (Nigeria, Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia) son de muy escasa representación en la procedencia de los inmigrantes en España.

Todo ello nos lleva a afirma, con todas las cautelas posible, que hay que dar una llamada de atención pública de la existencia de enfermedades, que pueden convertirse en pandemias internacionales, al abandonar sus zonas geográficas por razones como el cambio climático, el turismo, la cooperación internacional o las migraciones.

Pero también que sólo dictar medidas que observen un rigurosos control de fronteras a las personas que provienen de los países donde estaban localizadas unas determinadas enfermedades, o decretar un aislamiento internacional. Es soslayar una realidad social, natural y económica que sólo conduce a la reproducción del problema y que el único modo de evitar que una enfermedad se convierta en una pandemia global es dotar de cuantos recursos sean necesarios para combatirla en su orígenes.

La única forma de evitar que enfermedades como el Ébola se convierta en una pandemia,

no es dotar de cuantos medios sean necesarios para expatriar a los nacionales e impedir la entrada a los extranjeros que provienen de las zonas de riesgo. Es dedicar cuanto recursos sean necesarios para combatir las enfermedades de los pobres como el Ébola, la Malaria, la Prevención del VIH/sidaEnfermedad del sueño, Enfermedad de Chagas o el Dengue

Se puede concluir que lo que está sucediendo actualmente con la enfermedad por el virus del Ébola es un toque de atención a la necesidad de una cooperación internacional para poner por encima de los intereses de la farmacéuticas, de la industrias contaminante, de las grandes financieras o de los gobiernos del silencio, los intereses de la sanitarios de la humanidad.

La sociedad civil israelí

Decir algo más que lo que están mostrado las distintos medios de comunicación de lo que ocurre en Gaza, es redundar en el asombro y en el espanto.

Entender que un pueblo que ha sufrido el horror de la expulsión y aniquilamiento sistemático lo pueda reproducir en otro, se hace difícil.

No es posible admitir que lo que está ocurriendo es apoyado mayoritariamente por el pueblo israelita , salvo que este silencio sea producto de un acuerdo tácito entre los distintos medios de comunicación hebreos.

Pero lo terrible es que esto no es creíble, no se pueden silenciar todo las formas de expresión.

¿Únicamente existe la pasividad y aceptación de los acontecimientos por pueblo judío?

¿No hay voces que griten: basta ya de muertes?

No sólo existen los medios convencionales de comunicación, también existen las redes sociales y sobre todo la calle.

¿Está la sociedad civil israelita de acuerdo con lo que está pasando? ¿Cómo se auto-explican que la lucha contra Hamás sea un argumento razonable para los ataques concreto y discriminados sobre la población civil palestina.

Una mujer palestina gritaba: «que los judíos y los árabes (refiriéndose a las milicias de Hamás) nos dejen en paz»

¿Cómo se puede tener la crueldad de bombardear una escuela? ¿Son daños colaterales o son actos de crímenes de lesa humanidad?

Y la Comunidad Internacional impasible.

La pasividad la impone el poderoso lobby judío, los intereses geoestrategias, una muestra de fuerza ante descontrol que los últimos acontecimientos están produciendo en la zona(Siria, Irak, etc.) Pero sobre todo la falta de dignidad de los dirigentes y grandes lobbys internacionales cuando hay que defender los vergonzosos y claros intereses de unos pocos.

Pero la pregunta se repite: ¿dónde está la sociedad civil hebrea? No es posible que esté conforme, sin fisuras. con lo que está sucediendo.

Ninguna muerte es justificable.

Escuela gaza

Federico García Lorca

Un cinco de junio de 1898 nació en Fuente Vaqueros: Federico García Lorca. Este, aunque muy modesto, es nuestro homenaje al poeta pero también al músico. Dejamos una de sus canciones, cantada por Encarnación López -La Argentinita- que puso la voz y acompañando al piano Federico García Lorca.

foto images

https://www.youtube.com/watch?v=JvV9upu4ats 

Refugiados del Clima y las Ciudades Frontera

imagesCiudades Frontera: son los espacios geográficos, sociales, económicos, políticos, culturales y comunicacionales; permeables a las entradas de personas que provienen, entre otros motivos de regiones deterioradas ambientalmente, e impermeables a su salida.

Son receptoras de migraciones nacionales e internacionales (Refugiados del Clima) con origen en regiones deprimidas. Entendiendo como tales la vinculación de lo deprimido –desde una perspectiva dialéctica y holística de lo económico, político, social, cultural y natural– con las regiones de los países de la periferia.

El rápido crecimiento demográfico de las Ciudades Frontera, en especial con poblaciones jovenes, las impiden dar una respuesta adecuada a las necesidades de recursos alimenticios, sanitarios, educativos, etc. Asimismo, sus carencias previas en infraestructuras y servicios, aumentan, si es posible, las dificultades de sobrevivir en ellas.

Al ser lugares de paso en el que los inmigrantes se van a establecer de forma temporal, esperando la salida hacia los países del centro, así como un cruce de culturas e ideologías, están sometidas a un permanente control policial, tanto por parte de las policías internas como de las extranjeras. Por ello son consideradas y utilizadas, por los gobiernos nacionales o internacionales, como zonas de retención.

La dependencia de la cooperación internacional (de las agencias gubernamentales de los países del norte) es instrumentalizada, en cierta medida, como una forma de mantener el «status quo». Y de esta manera evitar la desaparición de las vallas, tanto espaciales como virtuales, que separan a los países del centro con los de la periferia.

Sus territorios tienen un alto niveles de degradación ambiental, pero sus necesidades de agua, alimentos o energías baratas, las convierten rápidamente en emisoras de contaminantes. Emisiones que van inciden directamente en el Cambio Climático de las regiones sumidero. Entre ellas, posiblemente, de donde provienen los Refugiados del Clima; aumentando, de este modo la precariedad de las regiones de origen y provocando más flujos migratorios hacia las Ciudades Frontera.

En definitiva, éstas son espacios donde se van a producir una serie de conflictos y cambios sociales, culturales, económicos, geográficos y ambientales; que las van afectar directamente a ellas y a las regiones pobres de la periferia, pero también de forma indirecta, en principio, a los países emergentes y del centro.

Jesús Rivillo

foto